FANDOM


Capítulo 1.Edit

Tengo tu carta frente a mis ojos… 

Deseé tomarla en mis manos para leer su contenido y examinar minuciosamente la forma en que cada letra está dispuesta,una detrás de otra, formando las palabras, que juntas van dando sentido a las expresiones que contiene. Al verla pensé abrirla enseguida, pero no puedo, por una inexplicable razón no puedo, por más que me empeño en realizarlo me doy cuenta que no logro hacerlo. Siento que mis manos no responden a mis órdenes cerebrales, junto con mi cuerpo de improviso quedaron paralizadas, sin poder moverme sólo puedo observar, de improviso como si un espasmo agitara mis entrañas, mi mente trajo tu recuerdo más vívido y latente como nunca antes lo había sentido. Levanté la cabeza lentamente, a la distancia mis ojos recorrieron una vez más el paisaje que me rodea, como lo he hecho durante muchos años miré alo lejos hacia el horizonte, sin embargo, esta vez siento que mi mirada tiene una impresión diferente, no me había sentido así desde hace muchos años, ahora se me fusionan con la realidad momentos que creí olvidados, que se me vienen ala memoria repentinamente confundiéndome una vez más.

El sol brilla con fuerza a esta hora del día, tal vez su calor me ha dejado mareado, eso debe ser,principio de insolación, acaloramiento del cuerpo, algo común en el ambiente nortino, falta de hidratación, exceso de transpiración, falta de sales,  sequedad corporal, en fin, nada que no tenga solución, sólo un mal rato, un mal menor. Recuerdo antiguas historias contadas por lugareños que a muchos exploradores de la pampa los han encontrado en un estado total de deterioro buscando agua en las quebradas, perdidos en la inmensidad del paisaje hostil, desorientados, delirantes, enfermos que gracias a la dicha son transportados a un lugar más fresco, a los que se les ponen bajo un tratamiento de afusiones frías, friegas excitantes,bebidas frescas, revulsivos o medicamentos, para recuperarlos de estados febriles, producidos por golpes de calor quedan lugar a una mala irrigación de órganos vitales como el cerebro, el corazón o el riñón, desórdenes que cuyo origen se sitúa en el fallo del termostato cerebral- que regula la temperatura corporal y permite la expulsión del calor al exterior- los que afectan al cerebro, que puede provocar la pérdida de consciencia; al riñón, con deficiencia renal; o al sistema de coagulación. En los casos no tratados provocan entonces la muerte. Sin duda, por los síntomas, debe ser un principio de  sobrecarga de sol.  

Hasta este momento mis sentidos no están totalmente activos, interiormente creo que mi cerebro funciona normal, aunqueen el pasado haya sentido que mi alegría se encontraba de buena manera limitada,tal vez algo devastada, una actitud ensimismada, abstraída con una mezcla de padecimiento y amargura, que seguramente podré enmendar leyendo lo que escribes, sin más, imagino,sospecho, me figuro que podré encontrar en tus palabras la verdad, esa verdad que me ha mantenido dependiente de ti, esos recuerdos que me llevan a reconocer, aunque no lo quiera, que he estado melancólico por largo tiempo y queme han mantenido taciturno por largas e interminables noches. Me doy cuenta que otras veces he sentido muy cercana la soledad, ésa que sólo es posible sentirla en el más profundo silencio y frío de la noche en las que el aire tiene poca cantidad de humedad, dónde los cielos despejados, la falta de viento y la escasez de vegetación hacen que la temperatura baje considerablemente. Largas e interminables noches, casi todas iguales, donde los pocos animales se han adaptado para salir a cazar en la oscuridad, no andan en manadas ni enjambres, sino más bien son solitarios, sin ser antigregarios,están en búsqueda permanente de fuentes nutritivas, aunque exiguas, presentes en las proximidades de la vegetación autóctona, como bosques ralos de tamarugos y algarrobos, que crecen por la presencia de napas de aguas subterráneas, o en sendas acumulaciones de aguas saladas, en donde crece el pasto salado y totora. En los valles humanizados, la fauna incluye el picaflor chico y el matacaballos, en cambio en zonas secas viven reptiles y otros roedores, y lechuzas que cazan de día y de noche, en este ambiente supremo, he estado esperando sin duda que llegue este momento. A pesar de que me siento ahogado a medida que pasan los minutos, no persigo dejar de pensar en tu pasado, no puedo dejar de pensaren mi pasado, esta vez algo diferente ocurre a las otras veces en que he estado en estado contemplativo.

Me siento paralizado por una sensación que nunca antes pensé o imaginé sentir, me cuesta adaptarme a esta  realidad y complacerme de tus palabras nuevamente, tengo un comportamiento errático frente al contenido de la carta que esperé por tanto tiempo, ésa misma que ahora me deja sin poder respirar,que me ahoga, que me oprime el corazón, que no me permite hablar. Contrariamente,mi mente se mantiene indemne, de la misma forma que me ha permitido conservar mi cordura en la soledad y  me ha mantenido diligente en los calurosos días del desierto, no llegando a vivir los padecimientos de peregrinos que no han tenido la bendición de encontrarse con aquellos escasos arrieros o buscadores de tesoros que recorren la inmensidad dela pampa, que cada día recorren su anchura cabalgando sus mulas entre interminables e improvisados caminos, serpenteantes entre las rocas, en donde sólo les acompaña una estela de polvo que se dispersa sin dejar mayor rastro,tal cual desaparecen esos desdichados. En estos paisajes, inexorablemente asoman las almas de errantes inverosímiles, que dan vida a sorprendentes relatos de exquisita retórica, aquellas infaltables historias de fogatas y tugurios,donde cada hablante va complementando con vivencias propias y ajenas, un símil de su vida, que de alguna forma le sirve de desahogo de penas, o condenas,inolvidables. 

Es así, como durante años me he sentido prisionero, encerrado en un mundo de ascetismo, saturado de penumbras, sombras que me acompañan en medio de escarpados muros compuestos por infinidades de piedras, inmersos en esta tierra que ha sido endurecida en forma incansable por el incesante sol del día y el frío de la noche del desierto, varios kilómetros a mi alrededor no hay nada, puedo observara simple vista la inmensidad, la distancia que se funde en el horizonte, he elegido este apartado lugar decidido a alejarme lentamente del resto de las personas,viviendo una forma de vida que algunos llaman eremita, otros le dicen insociable, ermitaño tal vez, yo le llamo autoconocimiento, en la cual a diario algunas personas están continuamente buscando la explicación a las incógnitas del pensamiento, este es un lugar donde el sol pareciera sumirse a la distancia sin saber si lo hace en la tierra, tal cual lo hace una barrena que cava la tierra para extraer su riqueza, donde las imágenes que predominan el paisaje son una argamasa de mil historias de terror, de fantasías,de vida, de muerte, un ambiente que en los años se me ha hecho más familiar y cercano, representa mi propio universo, tierra de leyendas y antiguas tradiciones, donde se te enseña que estás custodiado,protegido, por muchos de aquellos espíritus de esforzados hombres y mujeres,infortunados trabajadores, que forman parte de los caídos en la misma fuente dela riqueza en el árido desierto, aquellos que han estado, por infortunio, sin más sombra para cobijarse que la que produce su propio cuerpo de la despiadada fuerza del sol, fuente de vida y desgracias, que da calor a sorprendentes paisajes llenos de contrastes, como son los asombrosos colores de la puesta del sol sobre el horizonte. Así, reflexiono sobre cuán benditas y bienvenidas son las penumbras después del atardecer, que dan respiro a tanta desolación de cada día para empezar nuevamente a la jornada siguiente, junto a los primeros rayos de luz, en un ciclo dispuesto organizadamente, sin canjes, regidos mediante un reloj infinito, regular y constante. 

Durante años recorrí estos mismos senderos, escarpados y solitarios caminos, sin más compañía que mi ayudante, un aprendiz, un mozuelo no instruido en las aulas,salvo las enseñanzas familiares de cómo ganarse la vida, cómo sobrevivir en una tierra dura, buscando tal vez en un forastero un eventual protector, un mentor,un guía, un compañero, fui y volví incólume cientos de veces a aquellos codiciados lugares a encontrarme con esa escurridiza riqueza que se ha mantenido oculta desde el inicio de los tiempos entre todos aquellos cerros de fulgurantes colores que están a mi alrededor, esa riqueza a muchos le es esquiva, excepto a aquellos profundos y encausados creyentes que entregan sus fuerzas, su esperanza, su ímpetu, su valor y que sin vacilaciones han dejado sus lamentos escritos en la piedra, indescriptibles mensajes que de vez en cuando se pierden y confunden en el inhóspito paraje. Por mucho tiempo caminé por los alrededores de los pueblos buscando vestigios de apreciadas rocas, estuve entre quebradas, entre la sal y la sequedad, con apenas visibles signos de vida a mi alrededor,ésa a la cual estamos todos acostumbrados a ver a diario en otros lugares,la que por ser tan común, rutinaria, no distinguimos con facilidad, porque nos es familiar, pues estamos acostumbrados a interactuar en forma instintiva con ella, donde los seres vivientes son conocidos residentes habituales y pasan desapercibidos. Es en esta otra tierra, la que está llena de cuentos sorprendentes alimentados continuamente por las tradiciones locales, en donde sentimos que somos parte de ese otro universo, mágico, ancestral, que muchos han desistido de recorrerlo. No hay humano que pueda resistir el espanto de las imágenes fantasmagóricas e irreales, que se mezclan y confunden en formas y colores difusos, que dan lugar a imágenes ocultas, que nacen muchas veces de la imaginación de los pueblos, antiguas historias traspasadas en forma oral a sus semejantes en cada plaza y bares de los pueblos, creados como una forma desosegar la soledad, que nacen del miedo de sus habitantes, del incesante sol, o de la oscuridad de la noche adornada sólo de las estrellas, que nos recuerdan las miles de almas que han encontrado la tranquilidad y la paz, que de vez en cuando nos recuerdan quiénes y qué intrascendentes somos. 

Es en estos lugares, en donde de vez en cuando los sentidos perciben a aquellas almas que tienen poderes superiores, mágicos, fantásticos, que son capaces de señalar los senderos que conducen hacia fuentes de riquezas insospechadas,escondidas, ocultas en la inmensidad de las rocas esparcidas por donde sea que miramos,abundantes, profusas, pródigas, desordenadas, sin ningún patrón aparente, sin duda alguna, paisajes sin vida, toscos, rudos, bastos, excedidos a saciar, a doler el alma, a cansar. Figuras demoníacas, espectros singulares, almas amigas que te prometen fortuna y saciedad,que exigen una determinada forma de vivir en la soledad, bajo un absurdo secreto, que son revelados sólo a los vehementes, piadosos, puros, los que están dispuestos a permanecer en un esfuerzo y búsqueda constante, los que se permiten ser afanosos, aquellos que dan todo de sí, donde el esfuerzo invertido es signo de fortaleza y prestancia. Me he mantenido cada día ocupado para evitar caer en las penumbras, para mantenerme lúcido, presente, en vigor, frente a la inmensa soledad que me rodea, que me ha tocado tener a manera de incansable asistente que me acompaña de día y de noche, la que he tolerado sin mediar controversias. Nuevamente  recuerdo que desde aquella vez en que nos separamos, me he dado cuenta que sí entendí tus gestos,comprendí lo que tus ojos me querían decir, a pesar de que tus palabras me decían lo contrario, comparable a un inconsistente discurso para desviar la atención de lo importante. He visto reiteradamente en mi mente aquella vez que nos vimos por última vez, aquella ocasión que conversamos y en la que no supe entender lo que querías decir, o tal vez, que no quise entender lo que querías decir. Un vívido recuerdo, tan real y cercano como la inmensidad de la pampa que me rodea.

La sagacidad de mis pensamientos me ha permitido mantener tu presencia. Revivo en mi cabeza tus recuerdos, resucito las veces que te busqué,una y otra vez, con miedo, con preocupación, con temor, con amargura. Ahora, me doy cuenta que no te busqué lo suficiente, siento que tal vez te busqué no como debía buscarte y veo que aquella ocasión fue la que te perdí, te dejé, te alejé, te aparté. Pero qué importa todo ese dolor, toda esa angustia, toda esa soledad, si en este momento puedo darme cuenta que estás de nuevo escribiéndome, sin leer percibo que me dices que piense, que te comprenda. Puedo distinguir que estás reprochándome por mi actitud pasiva, idiota, sin sentido, inmadura, con ello puedo sentirme enjuiciado por tus palabras y tu mirada. Puedo sentir que la espera no ha sido en vano.

Es más, he dedicado tiempo a pintar, he pintado tu rostro una otra vez, tengo de ti una única pintura, la que he retocado cientos de veces, buscando las líneas precisas, he recorrido tu cara con mi pincel, tal como lo haría el más diestro pintor, las facciones de tu rostro, he buscado una y otra vez reflejar en mi obra maestra la sensación de tu mirada,la perfección de tu boca, el color de tu piel canela, la caída de tu pelo sobre tus hombros, tal como te recuerdo, mis recuerdos de ti son los que me hacen retocar una y otra vez el cuadro que representa tu imagen, mis estados de ánimo me inducen en forma inconsciente a establecer un nuevo patrón de cómo te veo,la forma de tus ojos almendrados, la mirada profunda que refleja silencios, un cierto auto reproche, ese dejo de vivir la vida que te toco vivir.

Con el tiempo, he buscado darle un toque final a este boceto, un esbozo de tu presencia, sin embargo, las continuas exposiciones al sol, las largas caminatas, los desencantos, las frustraciones del día, hacen mella en el coraje,producen una merma en las capacidades artísticas, atrofian los sentidos,atenúan la creación, y he cambiado el color de tu pelo de innumerables veces. Seguramente debería tener cientos de pinturas, sin embargo tengo sólo una, está sin terminar, me he empecinado de que te refleje tal cual lo recuerdo.

He estado en medio de cuadrillas de calicheros, que de vez en cuando irrumpen indolentes caminando en procesiones inéditas, que avanzan por las calles polvorientas y solitarias, que separan entre sí las fachadas de casas de adobe de estos lejanos e insignificantes pueblos olvidados de la sociedad. Caravanas compuestas de hombres de piel reseca por el sol, que parecen valientes emisarios, embajadores por encargo, provenientes de senderos de la interminable pampa, avanzando bajo el imponente sol de la tarde después de una fatigadora jornada, en notables andanzas por la pampa sin temerle al suelo de tierra quemante. Con sus conversaciones y risas parecen dar vida a las calles, cargando entre sus manos los rigores y el anhelo de la prosperidad que entregará la tierra al final dela labor.  El lugar de encuentro es el de siempre, a la caída de la tarde los bares y pulperías se ven llenos de personas que cuentan una y mil historias de sombras, de anhelados sueños, de esperanzas  de gloria, de las ganas de escapar de la vida que han elegido, la misma que no los deja escapar ni alejarse de esta tierra, de la que no pueden olvidar, que los mantiene unidos amanera de crueles amantes que se buscan cada vez que sienten que los rodean sus propios miedos de soledad. La plaza del pueblo sirve para rememorar grandezas, evocar los recuerdos de vidas lejanas que no existen, manifestaciones de alegrías y agradecimientos simbólicos que estos campesinos, que surcan la tierra no para sembrar sino dejar al descubierto el salitre que permitirá que las plantaciones que han dejado lejos en su tierra, den su fruto, hombres que dominan las salitreras,curtidos, veteranos señores, diestros y competentes que han encontrado la paz a sus guerras internas, que cada vez se sienten seguros, heroicos y dignos en compañía de su propia comunidad, que descansan cada tarde bajo la sombra de los aleros de sus casas y los exiguos árboles que se mantienen perpetuos en su lugar esperando cumplir su ciclo de vida, con sus troncos desmembrados como brazos de animales invertebrados, retorciéndose en espiral sobre sí mismos,enroscándose alrededor de su propia existencia, como queriendo escapar e irse a lugares donde el clima les sea beneficioso, sin embargo, sus raíces no los dejan escapar ni moverse de este lugar, seguramente la forma irregular de sus tallos circundantes son muestras visibles de sus luchas internas, las cuales se manifiestan expresando todas sus más disímiles y únicas formas de rebeldías. El monolito central del pueblo es un verdadero altar de maderas nobles, que viene a coronar el eje de la plaza, dispuesto inteligentemente con sus caras hacia los puntos cardinales, desde donde un simple observador puede dominar con la vista las calles aledañas, donde claramente puede ser visto y oído por transitorios oyentes, y observar los vecinos que ciernen por sus minúsculos jardines de hierbas, de tallos y hojas perennes, que permiten abstraerse de tanta sequedad de esta tierra doliente, necesitada de matices y olores. Soslayados e improvisados jardines donde abundan las cactáceas, tamarugos y pimientos, los que dan forma a este irregular espectáculo. Los cerros cercanos a los pueblos tienen esa mezcla de historias ancestrales y realidades modernas, fusionadas entre sí, perdurables entre generaciones,contadas a diario en amenizados encuentros en bares y plazas, de boca en boca,que hablan de entierros, fantasmas, diablos, mártires, vírgenes, niños,duendes, pampinos, figuras que reviven al caer la noche, en solitarios y apartados lugares del desierto, casas antiguas, abandonadas tempranamente por sus moradores, historias irreales de espíritus protectores que se sienten más cercanas a medida que avanza la noche y se vacían las copas de hombres sedientos que se juntan cada vez que tienen la ocasión, así el mundo humano y de la naturaleza que conocemos se le relaciona con un sistema de espíritus tutelares, benéficos,reverenciales, protectores, que interactúan en una suerte de reciprocidad,en donde su manifestación se expresa en cada evento del mundo natural. Surgen de este modo, las comparsas, que compiten en demostrar sus mejores bailes y canciones, en fechas festivas organizadas de cuando en cuando, que permiten sostener las creencias y mantener vigente las historias relatadas en virtud de buscar en los espíritus benevolentes la protección, la sabiduría, la riqueza y la paz. Edit

Capítulo 2.

== En esta tierra, cada nuevo amanecer trae consigo el ruido que proviene de los pasos de hombres y mujeres, los que parecen renacer de las oscuridades de la noche, con nuevos bríos, cargados de esperanzas, y otros tantos, con fingidos gestos de satisfacción. Se siente el sonido de los herrajes, inconfundible en la profundidad del deshabitado paisaje. Nada opaca el aleteo y gemido de aves carroñeras, que deambulan incesantemente sobre los techos de las casas, de añosos árboles, postes y mástiles, a la espera de excedentes de comida tirados por los lugareños, dejados en cualquier lugar, con descuido, desidia. Cada día,hombres de recio perfil salen de sus casas, escuetas moradas de fachada simple,que poseen pequeñas ventanas, las que evitan la entrada del sol y el viento, dispuestas una al lado de otra, con una o dos habitaciones, sombrías, sin muchos lujos, con más de algún adorno en las paredes, de vírgenes y santos milagrosos, figurillas,estampas, simples lugares usados principalmente como dormitorio, que permiten obtener protección del calor reinante y el frío de la noche, sin intrincados pasajes interiores, viviendas de aspecto comunitario con una marcada y limitada privacidad, con un risible sentido de propiedad, lugares en donde se siente muy cercano lo profano del ambiente. A pesar, del extenso paisaje el sentido de propiedad en estos lugares no existe, no es para los que llegaron de improviso sin nada a estas tierras, inevitablemente el reloj avanza de igual forma para todos, sin embargo avanza lentamente para los que sufren ciertos males, por eso hay que estar protegido y respetuoso a las historias de apariciones. Con el tiempo he visto caer ricos y pobres, aquellos que sin dudas se han transformado en esforzados y silentes caminantes, que pretenden alcanzar de alguna forma la misma y alta figura que me ha permitido mantenerme vigente, en la memoria de todos aquellos que viven en antiguas casonas, que hacen su vida bajo el abrazador sol y el frío penetrante de la noche del desierto, con el ímpetu de los que desean mantenerse activos, los soñadores o traidores, en fin, aquellos que representan todas las facetas del hombre que busca la gloria, la ambición, el respeto, el reconocimiento de sus semejantes.Viviendo en estos lugares es que he dejado atrás la ambigüedad de las palabras, para reconocer tropiezos, tal vez un desahogo, una ocasión necesaria, imperativa, la oportunidad de expresar claramente lo callado, lo que no he querido ni he pretendido olvidar. He esperado pacientemente la oportunidad de que puedas enterarte de lo que ha sucedido, conoces el inicio de la historia, podrás comprender, al sentir tu alejamiento,la lejanía de tu mirada, la falta de tu compañía, me he planteado ser honesto,me he propuesto ser sincero, quiero recuperar la cordura, dejar el martirio que he sentido, alejar todo lo que me ha distanciado, sentir la profundidad de la contemplación de tus ojos, la sonrisa de tus labios, escuchar repetidamente las palabras de afecto que siempre decías. Esta vez voy a decir todo lo que he disimulado,lo que me ha mantenido pensativo, confuso, hacer saber el por qué de haber estado afligido. Es este el momento en el que tengo la oportunidad de decir todo lo que he vivido en estado silente, lo que no me has escuchado decir, esas palabras que habrían cambiado el curso de esta historia. Algunas lecciones se aprenden de la forma menos esperada, las que marcan y enseñan son las lecciones de dolor. No deseo formar parte de aquellos seres contradictorios, de ideas absurdas, a quienes poco importan las verdades, aquellos no respetan la palabra, aquellos despiadados, esos que carecen de escrúpulos,fríos y brutales, que sueñan con llegar a ser alguien y a usurpar un lugar relevante en la vida, donde el dinero y la notoriedad podían conseguirse mediante el engaño. De a poco he llorado mis penas y amarguras, con ello también parte de mis gozos han desaparecido. Si tenía algunas ideas preconcebidas, de alguna forma otras eran impredecibles. Como las cosas han cambiado bruscamente es necesario verlas de una forma diferente. A pesar de todo lo que yo pudiera decir, escribir miles de cosas, gran parte de la decisión respecto a lo que debes hacer es tuya, aunque estés sometida a presiones de todos lados, incluso la mía. Mi mayor preocupación y miedo es que pienses que el momento adecuado esté demasiado lejano y que no sea oportuno. Considerando que las cosas han tenido un vuelco, antes no estaba a tu lado para decirlas personalmente. La diferencia con cualquier otra persona es que no dejo de pensar primero en las consecuencias para tener la claridad suficiente para enfrentarlas valerosamente en su momento, aunque también tengo muchas limitaciones para plantear y decir lo que pienso. Si bien, he tratado de estar tranquilo, mi tiempo libre lo dedico a meditar en situaciones muy particulares. He pasado muchos períodos sublimes, pero no puedo negar que otros días han sido amargos. Si hago un razonamiento lógico, puedo decir que ambas situaciones han estado llenas de contrastes. ==

Deslumbrarse con este paisaje no es imposible, la plaza, su entorno y sus candeleros que resplandecen a lo lejos, cautivan en el ocaso del sol, dando vida a la noche, dejando el paso a las sombras, aquellas oscuridades por muchos temidas que tienen un hálito de muerte y separación, entre tinieblas, que cuentan historias de vidas, que ya no están a nuestro lado, lejanas existencias, presencias tutelares,que han dejado sus huellas en lo más profundo de las sentidos, semejantes a recuerdos vivos de almas que yerran por doquier, que son llamadas, sin querer,a cohabitar alrededor de vagas moradas, invocadas por sentimientos entrañables,carentes de olvido, desprovistos de prosa. El avance de la noche daba paso a la confusión, lentamente se alejan los moradores contiguos de la plaza, alejándose entre risas y complacencia, las luces, que son verdaderos chonchones a parafina, que hasta esta ahora eran resplandecientes,van quedando mudas, junto al silencio y la penumbra. Es la hora del descanso para el cuerpo, tomar un respiro, una tregua, cerrar un nuevo capítulo de vivencias, enseñanzas, risotadas, ilusiones, esperanzas, para volver a comenzar nuevamente al alba en este ciclo interminable. Antes pensaba que estabas esperándome en algún lado, tal vez era más fácil inventar historias contigo en tu ausencia. Aquellas veces que estaba durmiendo, despertaba de improviso,pensándolo bien, en esas ocasiones sólo dormitaba, mientras mi mente divagaba continuamente en historias jamás contadas. Después de largas noches de insomnio, he llegado a la conclusión que necesito verte. Ahora, me cuesta aceptar una realidad diferente o tal vez enfrentar la realidad, o esta realidad. El habitante en esta región, por elección y decisión, el pampino, le ha arrancado alegrías al desierto y ha llenado sus inmensas tierras de humanidad, a través de sus acciones y eventos se ha alegrado continuamente, a través de sus bailes y la música de antaño, los danzantes giran olvidando sus inquietantes emociones. Estos hombres y mujeres aman su tierra seca, su desértico terruño.Allí muchos campesinos venidos de lejanas tierras, que han encontrado su amor,han formado sus hogares, nacieron sus hijos y quizás sus nietos. Edit

En la pampa organizó su vida junto a los ruidosos muros de las antiguas oficinas salitreras calcinadas por el severo sol que resplandece cada día y calienta el Despoblado de Atacama y la Pampa del Tamarugal, están empapados de la historia y aún cuando los cachuchos y las asendradoras, que ya no pulverizan su producto, se encuentran desguarnecidas y carcomidas oxidándose a la intemperie. Esas viejas máquinas están envueltas en la historia de su propio tiempo y conocen a fondo los sufrimientos, las angustias, los padecimientos de cientos de hombres y mujeres que hoy duermen en los olvidado se  improvisados cementerios de la pampa. Ese mismo espíritu me envuelve continuamente. No voy a tratar de explicar si la vida se compone de virtudes, justicias, igualdades, coincidencias,coexistencias, entendimientos, mentalidades, diferentes. Esto ha permitido sustentar tu presencia por muchos largos años, representas a mis ojos la encarnación admirable del eterno femenino, el candor y sensualidad, delicadeza y gracia, celestial y terrenal. Esa pasión es lo que ha permitido mantenerla viva. Me ha costado asumir esta separación durante este largo tiempo, he sufrido tu alejamiento, las veces que no dormí porque medité cuán diferente podría haber sido nuestra vida, si hubiésemos hecho una u otra cosa. Esas noches lloré pensando que tal vez debí haber estado a tu lado y no lo hice, lloré pensando que tantas cosas no te dije mientras estábamos juntos, me propuse decírtelas,pensé en que tal vez no iba a tener la oportunidad de expresártelas nuevamente,porque con el tiempo aprendí de mis errores. Me siento más tranquilo, porque estoy seguro que de alguna forma me liberaré de todos esos sentimientos que me han mantenido abrumado. Estuve pensando que de alguna forma podremos recuperar algo que estuvo perdido. En ningún caso he alimentado una ilusión, de alguna forma teníamos la mezcla perfecta para mantener vivo el amor. A lo mejor, estos momentos se irán tan rápido cómo todos estos largos años sin ti. Cierro mis ojos por un instante y veo el pasado como si nunca hubiese sido tan doloroso y solitario, se me ha olvidado en gran parte la distancia y el tiempo que ha habido entre nuestra separación. Las distancias y recuerdo a ese pasado no existen, sólo el vago recuerdo de haber estado lejos de ti tanto tiempo, tal vez siga siendo tanto o más doloroso que antes pero en el fondo es diferente esta nueva sensación. Mantengo firme mi posición, la que he logrado consolidar a través de todos estos años en que he estado esperándote. Me sentiría con un cierto aire de complacencia contigo a pesar de los años que no te he visto, te imagino que teves igual que cuando nos separamos. Tal vez, en aquella gloriosa época dejé tantas cosas sin hacer, otras que olvidé decirte, pero me basta por ahora saber que puedo vocearlas. Edit

Ha comenzado otro período de mi vida. Al principio me traté de entender a mí mismo, pero me ha costado, todavía pienso en que deberías haberme respondido, esperaba una respuesta, sin descrédito, de modo de no sentir tu enojo por medio de la indiferencia, para dejar de lado el remordimiento, pero me consuela también pensar que lo que haces es para hacerme saber de alguna forma tu preocupación, o dolor, por cosas que podrías tener bajo control, si es así, a lo mejor no es la forma más adecuada. Hay cosas que pueden doler más que otras, entre ellas la indiferencia y el olvido. No soy el mismo de antes, me he puesto más afectivo, al ver mi pasado encuentro un cúmulo de cosas que me gustaría cambiar, empezando por la forma de comunicarme, pero me doy cuenta que no hay alternativa disponible,no sabes cómo y cuánto quisiera estar abrazado contigo y despertar nuevamente a tu lado. Me ha costado superar mis preocupaciones durante años, lo he dicho varias veces, siempre me he acordado de ti, día tras día he mantenido vivo tu recuerdo. Tenemos muchos momentos claves en nuestra vida que a veces siento que vale la pena recordar por uno u otro motivo, que dependiendo de las circunstancias pueden ser para olvidar o para sentirse fuerte de alguna forma, pero lo más importante han sido todos estos largos años de silencio. Me envuelve una inmensa amargura saber que hace años dejamos de vernos por una determinada razón y hoy, curiosamente, puede darse la misma situación, de alguna manera me inquieta tener que dejar de vernos por la misma causa. Qué paradoja de la vida. Años busqué en mi interior la verdad, me armé de valor para preguntarte, sabiendo de antemano que existirían muchos cuestionamientos al respecto. No ha sido fácil para mí estar con este pensamiento por tantos años, sabiendo tal vez que podría haber hecho algo mejor o haber sido mejor. No deseo sentirme culpable por lo que sucedió, o lo que podría haber pasado. Todo esto que sucede oscurece mi mente, la aleja de la realidad, no sé si quiero enterarme de una verdad diferente a la que quiero escuchar, en todo lo que te he escrito antes te darás cuenta de cuáles son mis miedos, quiero tener el convencimiento de algo trascendental que me mantenga tranquilo, mi vida ya no es igual, tampoco quiero sentirme execrable por saber algo diferente a lo queme ha mantenido alerta, si he estado intranquilo es porque necesito escucharte decir que hago bien en esperarte, que estás segura que tu decisión es lo que esperabas, que nunca vamos a estar separados, pero sé que las cosas no son así. No puedo más conmigo mismo, no te imaginas cuánto me he ilusionado con tu compañía y ahora me cuesta entender qué va a pasar con nosotros, no quiero sentirme culpable de presionarte a tal punto que me digas lo que no quiero escuchar, tampoco quiero quedarme con la duda de saber lo contrario. Edit

Si te das cuenta no quiero escuchar lo malo de todo esto ni tampoco quedarme sin saberlo, eso me causa confusión, por eso no sé qué hacer, sólo quiero tener la seguridad que somos nosotros, no quiero darme cuenta de lo contrario a medida que pase el tiempo pero tampoco lo quiero saber en forma inmediata. Durante todo este tiempo he escrito para noolvidar.  Aunque sienta tristeza, he tratado de decirte muchas cosas y tal vez no he podido o sabido como, incluso he pensado en ir a tocar tu puerta y conversar sobre tus propias penas y sinsabores. No se me ocurre pensar en otra cosa. No le do y mucha importancia a algunas cosas, pero la nostalgia y añoranzas me llenan,siento que a lo mejor he perdido muchas cosas, tu preocupación, tu compañía, tus abrazos, todo lo bueno que podría haber sido estar a tu lado. No me siento culpable, me siento dolido, tal vez junto con la nostalgia de hoy hasta me podría sentir amargado. Algo va más allá de sentirme preocupado, tratar de explicarte, decirte o contarte lo que hago o dejo de hacer. No me gusta quejarme y tampoco me agrada sollozar, pero lo he hecho varias veces. No sé si alguna vez lo dije, pero todo el mundo que me conocía te conocía indirectamente también a ti, sabían de nuestra historia llena de aflicciones, ilusiones y esperanzas dormidas, siempre se han impactado de su contenido. Hay cosas que he olvidado por diversas razones, de a poco me he empezado a dar cuenta que en cierto modo mi vida ha estado desfasada, lo suficiente como para no darme cuenta de muchas cosas. He visto un vacío que logro comprender de a poco y creo que me haría bien conversar algunas situaciones del pasado, así como hay algunas otras tantas que nunca conté, que de alguna forma harían entender mi forma de ser, no creo que sea tarde, ni menos inoportuno. Sigo siendo el mismo de antes, mis ideas, mis defectos y virtudes son parte de la escénica cotidianeidad complementada con los afectos. El remedio a este padecimiento no se traduce en el olvido. Creo que he estado confundido por muchos años, no sé si ha sido por obstinado o ciego, estoy sugestionado que ha sido un intenso y profundo deseo de comprender cuáles son las cosas que nos han perjudicado. No creas que mi confusión es emocional. Si te he preguntado por determinados momentos, situaciones o acciones, que hoy entiendo que son dolorosos para ti, ha sido únicamente para poder entender cosas que me has dicho de a poco o forzada por las circunstancias. Desde el inicio he mantenido mi postura que lo que no te dije antes te lo iba a decir en cuanto tenga la oportunidad, porque creo hay cosas que me permitirán liberarme de sentimientos y pensamientos que he mantenido escondidos por mucho años, que me han tenido intranquilo y preocupado. Sólo espero que de alguna manera te hagas la idea de hablarme, como lo hago yo, en forma honesta y de corazón, me sentiría más tranquilo si lo haces así. Sólo te pido que por muy doloroso que sea decirme algo, te llenes de valor, como lo he hecho yo, para decirme algo que tal vez no desees recordar, pero tal vez podrá ser importante para mí. No ha sido fácil entenderlas razones de nuestra separación, siempre la había imaginado, por eso te he buscado por años y me ha costado poder asumir que no te he encontrado antes.Desde el fondo de mi espíritu esperaba que de alguna forma nada de todo esto fuera cierto, creo que puedo entender muchas cosas que creí tener claras durante todo este tiempo y en las cuales estaba equivocado, sin embargo hay otras que no logro comprender y espero que me las puedas decir, así de alguna manera podré sentir algo de paz interior, dejar de sentir preocupaciones que me han tenido afligido por mucho tiempo desde que dejamos de vernos. He tenido días llenos de contrastes, he pasado de tener un día lleno de alegrías a tener otro completo de tristezas. Si bien, no hemos tenido las ocasiones para conversar de muchas cosas he querido mantenerme de alguna forma a tu lado a cada rato, esperando poder escucharte, para decirte todo lo que pienso y siento o hacerte reír, sólo espero que ahora dejes de ponerte a la defensiva y me puedas decir lo que sientes, lo que piensas y las cosas que te preocupan. Créeme cuando te digo que te busqué, porque es así y lo hice, ahora que ha pasado el tiempo me tranquiliza que pueda decírtelo.Edit

 Capítulo 3. Edit

De a poco he comenzado a recordar todo. He esperadodurante más de quince años tus respuestas. Hoy te veo más cerca que nunca. Siento que el tiempo no ha pasado, en mimente te veo más bella que todas aquellas flores que adornan el espectáculorudo del norte, que entregan al viento su aroma cubierto de inocencia y seducencon sus múltiples colores y heterogéneas formas, que cada cierto tiempo se dana conocer en un colorido paisaje en esta tierra de hombres combativos,enérgicos y empecinados. Siento que tu esencia me envuelve, cual irracional ríode devoción por ti me cautiva, me atrae hacia tu cuerpo, me lleva a ver lamirada profunda y sincera de tus ojos negros, los que he comparado con laoscuridad de la sombras que me acompañaron cada noche, que hasta hoy me hanservido para situar tus recuerdos intactos en el lugar merecido, como si todolo que he recordado hubiese sido ayer. De a poco he ido recordando algunas cosas de las que me has dicho hasta ahora, en el fondo he mantenido algunas ideas fijas, ha sido parte de mi felicidad y perpetúa búsqueda, ha sido la razón de lo mucho de que he pensado durante tanto tiempo. No puedo dejar de pensar ese pasado. Siento aflicción por lo que pasó. Tal vez si te he forzado u obligado a decirme cosas es sólo porque pretendía escuchar de tu boca, para convencerme,  que lo que creía y pensaba cada día era cierto. Hoy no ha sido diferente, he sentido la amargura de la desesperación, del dolor profundo y el trastorno de saber que he perdido algo que era parte de mi, aunque no haya estado a tu lado, sólo en tu mente y tu corazón, pero la necesidad de la verdad me ha mantenido muchas noches sin dormir, buscando alguna forma de escapar de ella y a su vez tratando de encontrarla. Me dormía creando historias contigo, despertaba una y otra vez dándome cuenta que no era así, pero insistentemente quería volver a dormir,aunque al despertar me envolvía un desvelo que me mataba de a poco. Durante años me he mantenido aferrado a estas historias, no te dejé ir, no te alejé. Creo que a veces esperas que sea franco contigo, además honesto,valiente o decidido para tomar decisiones que no te atreves a tomarlas tú misma. Lo más importante es que las decisiones por difíciles que sean, sean oportunas. En este momento, creo que si algunas de las decisiones puedan ser inmediatas no están libres de sinsabores, con el paso del tiempo las cosas pueden no ser lo que esperaba y parecer que no es la mejor opción. Me he dado cuenta que de alguna forma tenías desconfianza, no comparto las razones de ello, pero todas las cosas que he escrito y he dicho son reales,es lo que siento y pienso cada vez que escribo. Sólo espero que no haya una segunda interpretación, no tienen engaños o mentiras. Reconozco que también tengo miedos, igual o mayores que los tuyos, tal vez son propios de mantener una relación marcada por el dolor o de alguna forma por la indiferencia y el tiempo que ha pasado, tanto más mis miedos son por la necesidad de comprensión, de apego, de querer expresar y entregar lo mejor de cada uno, cosas de las que hemos sido privados por alguna u otra razón en estos años de alejamiento. Me doy cuenta que me has encontrado, has recorrido un largo camino, tal vez la misma senda tortuosa que ayer recorrí alejándome de ti, caminos que he transitado bajo diferentes contrastes, cubiertos de un manto de sinsabores,indiferencias, indolencias, desgano, sin embargo otras veces llenos de sosiego y virtuosismos. Has demorado lo suficiente para encontrar la paz a tus padecimientos y  preocupaciones. 


Conozco de memoria tu caminar. A la distancia observo que no vienes sola. Te acercas rápidamente, acompañada de alguien más, al que no puedo distinguir con claridad quién es, la silueta de su cuerpo me parece confusa por el reflejo del sol sobre el empedrado que a ratos forma espejismos, los mismos que pueden confundir al viajero inexperto. Quisiera ir a tu encuentro, correr y abrazarte,sin embargo me doy cuenta que no me puedo mover como quisiera, como deseo. A medida que te acercas, observo que traes algo en tus manos que tratas con mucho cuidado, que proteges como su fuera un delicado tesoro o piedras traídas desde lejanos cerros que darán la fortuna añorada. Cuando ya estás a mi lado, cierro mis ojos como conteniendo lágrimas que no quiero derramar. Inmerso en esos sentimientos, poco a poco escucho tu voz que resuena dulcemente en mis oídos. Tengo tu carta frente a mis ojos… Espero que así como yo trato de entenderte, también puedas hacerte una idea como me he sentido y he estado por muchos años, muchas veces te busqué, mi alma rebelde nunca te dejó de lado, cada día me hacía presente y cercano tu recuerdo, te revivía en todos lados en donde estaba. Ahora entiendo que desde que nos separamos siempre pensé en encontrarme contigo cualquier día o en cualquier parte, me imaginaba que teníamos encuentros indiferentes, lejanos, fríos y otras veces eran apasionados. Me ido dando cuenta de las razones por las que te buscaba.


Creo que ahora último he tenido varias emociones fuertes, todas de un viaje,mientras me hago la idea de pensar en una, de alguna forma recibo la otra. Si sufriste sabiendo la verdad espero que comprendas la pena y aflicción que siento, creo que parte de mi dolor recién comienza, sólo espero equivocarme,tal vez voy a necesitar tu ayuda o consejos, creo que así de alguna manera me sentiré aliviado y tranquilo. Me doy cuenta que cada día tengo una cuota diferente de alegrías contigo, ahora tengo una mezcla de amargura y dolor por lo sucedido. Mientras tanto, una extraña sensación que nunca antes había sentido se apodera de mí, me envuelve por completo desde los pies a la cabeza. Insistentemente, repito en mi interior si me ves, si me sientes, si me escuchas. A medida que ha transcurrido el tiempo a tu lado, que me ha parecido eterno, me doy cuenta que lees. Haces repetidos intervalos.


Cada vez que interrumpes la lectura lloras. De repente, te detienes un tiempo más prolongado de lo habitual y callas, en eso me doy cuenta que has leído mi carta y la tuya.Al mirarte nuevamente observo que caen lágrimas por tus mejillas, veo que el sol se refleja pausadamente en ellas a medida que caen a la tierra seca, quisiera secarlas como antes lo hacía, pero me doy cuenta que es tarde,demasiado tarde. Al terminar de hacer esto, guardas un silencio profundo y solemne. 


Tu encuentro me hace saber que el tiempo ha dejado atrás la ambigüedad de las palabras, es el momento de reconocer errores cometidos, es un alivio necesario, imperativo, es la oportunidad de expresar claramente lo que he callado, lo que no he estimado decir, lo que no he pretendido olvidar. Te he buscado cómo no debía, mi búsqueda de ti no ha sido física, sólo te he buscado en la profundidad de mis pensamientos. No se en qué instante y bajo qué condiciones he llegado a ser lo que soy, comprendo lentamente que me he convertido en uno más de las tantos espectros que asolan ciudades y pueblos, esas figuras fantasmales que han permanecidos cautivos en inhóspitos y apartados lugares, donde se mezcla la realidad con la devoción, aquellas almas que son irreconocibles por el paso del tiempo. Comienzo a creer en todas aquellas leyendas contadas en las que conviven demonios y fantasmas, milagreros y bondadosas apariciones, que protagonizan las historias sobrenaturales que dan vida a una vasta y rica tradición de las salitreras. Ahora, entiendo que aún cuando la poderosa industria calichera estaba plagada de pueblos llenos de vida, numerosos relatos fantásticos originados en la pampa son recordados por los antiguos habitantes del desierto, diseminados y abandonados por el Norte Grande. De alguna forma mantienen vivas algunas narraciones, cuentos, leyendas y fábulas, moldeadas por la severidad de un clima extremo y la dura existencia en los ahora desaparecidos refugios del salitre. Historias donde no se distingue lo sagrado de lo profano, donde existe una continua interrelación entre lo real y lo fantástico. He escuchado con ironía los cuchicheos que describen la forma que he actuado, incesablemente he asolado a todos los que se me han acercado, sin querer he puesto sobre ellos la preocupación y el deseo de escapar, de alejarse rápidamente y no volver cercad e mi morada ubicada bajo las estrellas, aquellos lejanos soles que cada noche se hacen presentes para recordar la grandeza del universo.


Mi paso por las calles de los pequeños pueblos no ha sido en vano, todos me reconocen, saben mi nombre. Con el paso del tiempo he conseguido estar en boca de todos por lo que he logrado realizar, aunque siento un dejo de incomprensión de muchos, he sido el acompañante indeseado, el compañero sempiterno que ha estado cerca de sus mujeres jóvenes, que cada cierto tiempo enseñan a sus hijos mil historias sobre mi existencia, que al escucharlas sentía que no se asemejan en nada a la realidad. He escuchado atentamente lo que has leído. Has viajado desde lejos sólo para darme tus respuestas. Han pasado casi tres horas, lentamente, con profunda amargura, me empiezo a dar cuenta de todo, comienzo a entender gran parte de mi larga agonía y desconsuelo. Ahora veo con claridad quien te acompaña. Siempre pensé que había algo que nos unía en el tiempo. Distingo a aquel joven que nos mira desde lejos, reconozco en su rostro a nuestro hijo, al que nunca conocí ni estaba al tanto de su existencia, pero algo en mi interior me dice que es el resultado de nuestro amor, nos observa quietamente, te espera inmóvil bajo el mismo sol queme ha acompañado por años.


De improviso comienza a caminar y se acerca a nuestro lado, te mira quietamente y te acompaña en silencio por largos minutos.Presiento en su interior un aire de desconsuelo, en sus ojos observo la angustia y aflicción, similar a esas tantas veces que he vivido en mi morada desierta y abandonada, la misma que he resguardado diligentemente de ladrones y delincuentes, en cuyas habitaciones he esperado impacientemente que vinieras.Le haces un gesto con tu mirada y depositas con mucho cuidado, casi en el mismo instante, nuestras cartas, junto a un ramo de flores que nuestro hijo ha traído a mi sepultura, para inmortalizar mi memoria, para dar calma a mi espíritu y sosegar el alma, para acallar las mil historias contadas, como una forma de responderlas rogativas y plegarias… Levantas tu cabeza y recorres lentamente con tu mirada a tu alrededor. A unos cuantos metros se encuentra la vieja casona, de estructura y arquitectura principal de piedra y madera, muros de adobe y acabados de tierra y cal, con sus paredes intactas aunque algo descoloridas, en la que sólo quedan los vestigios de lo que una vez fue una puerta, sus ventanas dispuestas de tal forma que es posible observar desde lejos a cualquier caminante que se acerque,permiten mirar desde el interior hacia todos lados, hacia cualquier lugar del horizonte. Al ingresar, encuentras que los objetos dispuestos ordenadamente en el lugar, hasta te parecen familiares, ves colgado en una de las paredes de la habitación principal, que da hacia el sur, algo que parece una pintura, con incipientes trazos, sin ninguna forma definida, abstracta, irreal, hasta parece tenebrosa.


Más allá cerca de una de las ventanas, dispuestas sobre una mesita,hay unas cuantas hojas de papel, añosas, amarillentas, descoloridas que permanecen inmovilizadas bajo una piedra de hermosos colores, que con los rayos del sol resplandece aún más, a pesar de estar escritas por ambos lados su contenido es apenas legible, con mucho cuidado las tomas y tratas de descubrir su contenido, sin embargo las guardas cuidadosamente como si fuera un legendario mensaje.Recorres cada una de las habitaciones lentamente, sin dejar de observar minuciosamente el interior, tus ojos brillan con un aire de satisfacción,tranquilidad, emoción y una profunda paz interior que nunca había observado. Meditas unos instantes, sin vacilación te apartas y caminas pausadamente hacia la puerta, caminando sin detenerte llegas al exterior de la casa. Una vez afuera,nuevamente miras lentamente a tu alrededor, tu rostro se llena de tranquilidad,luego te acercas a nuestro hijo, que ha permanecido inmóvil, lo abrazas con ternura,buscando su consuelo y compañía. Comprendo que así como has venido hoy a encontrarte conmigo, nuevamente te alejarás, en silencio, sin sometimiento. En el aire percibo que te vas, que te alejas. Esta vez te dejaré ir, mis más sombríos temores se han hecho realidad. Caminas varios pasos, de improviso una leve racha de viento te hace detener, como si algo te faltara, te detienes y das la vuelta, miras por última vez y sonríes dulcemente.

Esta vez me doy cuenta que soy libre... 

- 'Somos libres' - Susurras La historia la escriben los que viven.  


Ahora entiendo…   

Ad blocker interference detected!


Wikia is a free-to-use site that makes money from advertising. We have a modified experience for viewers using ad blockers

Wikia is not accessible if you’ve made further modifications. Remove the custom ad blocker rule(s) and the page will load as expected.