FANDOM


Notas preliminares

Bienvenido amigo, tanto si eres cuerdo como si no, eres libre de participar en la redacción de esta novela.

Capítulo I-

1Barilatti-Ginder

Es una situación extraña, sentado en mi silla frente a la ventana, pues veo a la vecina encerrada en su balcón. Su nieta de siete años la había encerrado en el balcón, y mientras la mujer imploraba que abriese la puerta, la niña la observaba sentada en su sillita de Piolín, inmóvil y fijamente. ¿Qué hago? ¿Espero y veo lo que ocurrirá pasadas unas horas? ¿Me concentro en mis estudios y dejo de distraerme y la dejo gritar? ¿Llamo a la policía o a la Guardia Civil? ¿Salgo por la puerta y llamo a casa de la vecina para ver si la niña se mueve? Me tienta la espera y saber qué ocurrirá dentro de unas horas.

Me gustaría, antes de nada, plasmar en el espacio y a nivel social la localización de los primeros sucesos a rememorar. Sin duda la negra promulgación de la Ley Practa Anti-violencia en las regiones democráticas del planeta Tierra trajo mucho revuelo, en territorios eminentemente opresores con los ciudadanos como fue la REAA (Red de Estados Asociados de América). La universalización de los terminales 'Vital' había dado el empujón definitivo al desarrollo de leyes de control 24C100 (24 horas, cobertura 100%), entre las que se encuentra la citada Ley Practa. Con la promulgación de esta Ley cualquier ciudadano que fuera objeto de violencia podía activar su terminal Vital, sucediendo lo siguiente:

  • Segregación de tejido epiteltor que en menos de 1

segundo cubría por completo el cuerpo grasiento de la víctima.

  • Parada cardio respiratoria y dolor extremo (inducidos

por el letargoshock) también en la víctima.

  • Activación y orientación de todas las cámaras de

vigilancia de la zona para almacenar la información de la agresión

  • Procesado rápido de los datos visuales mediante

autómatas rocton, para un diagnóstico de la veracidad del suceso en menos de 600 micro segundos.

  • Inmovilización del agresor con zarpas de Zubeneschamali

en caso de que la información recibida fuera interpretada como una auténtica agresión. El debate político y social que dio lugar a la Ley Practa Anti-Violencia (o ley Tedioski, como la mayoría de los medios de comunicación se refería a ella) fue insólitamente encendido. No era la primera vez que se aprobaba una ley que afectaba tanto a la libertad individual de los ciudadanos. La legalización de las oftalcámaras, considerada por muchos expertos como un disparate, no había generado el menor revuelo en la opinión pública. Tampoco mucha gente protestó cuando se autorizó el uso de yargolectores sin autorización judicial. Quizás por eso, los legisladores se creyeron que la aprobación de la ley Tedioski sería coser y cantar. Sin embargo el revuelo que se montó fue de impresión. Este revuelo fue sin duda azuzado por el buen número de intergurús, que buscaban desesperadamente algún tema polémico con el que volver a excitar los ánimos del público, en plena resaca tras el fin del juicio a Jon Krayon. El asunto Tedioski tenía jugosas ramificaciones: el tejido epiteltor había sido un fracaso redondo para NeoTisue Inc. y mucha gente pensaba que el Consorcio Pax le estaba echando un capote a la multinacional a cambio de quién sabe qué oscuros favores. El que los autómatas rocton estuviesen de por medio fue una increíble torpeza, considerando la impopularidad de los mismos (sin duda el sindicato Robosyn de autómatas de Clase C había tenido algo que ver con ello). Para no extendernos más, el affaire contenía un buen puñado de ingredientes jugosos e irresistibles, y en Pax no fueron lo suficientemente listos como para maniobrar políticamente con más habilidad.

En cualquier caso, fue poco después cuando la tenencia de un mono por mascota que había hecho furor unos años atrás, pasó a ser motivo de desconfianza, y finalmente quedó prohibido su uso tras el Gran Sacrificio Mono, en el que se incineraron millones de estos animales.

Lo que comenzó como una travesura en Amsterdam, pronto se convirtió en un arma perfecta. En un instituto para hijos de legatrices, a una alumna se le ocurrió la genial idea de acoplar un terminal Vital liberado a su mascota, quedándose ella el control de activación. Dada la similitud genética entere su mono y un humano, la chiquilla fue capaz de activar el terminal desde su silla de atención.

Antes de describir lo que sucedió a continuación, hay que mencionar un par de coincidencias aparentemente inocentes:

Maese Trobleskov, programósofo de los Urales y responsable de parte de los algoritmos de detección de agresión de los filtros visuales de los autómatas rocton, sufrió la traumática pérdida de su único retoño en un desafortunado accidente que involucró una ratoboa y un arma de fuego del siglo XVII. Dicho suceso despertó en Trobleskov un instinto protector hacia los niños, que plasmó en sus rutinas.

Por otro lado, años atrás se había aprobado finalmente la ley Koma que permitía la experimentación en replimanos, no existiendo así la necesidad de utilizar otros animales para probar medicamentos humanos. Esta revolución en Bioingeniería y Homomedicina impidió conocer que los simios experimentan una fuerte reacción al tejido epiteltor, el cual destruye por completo su sistema nervioso, causándoles además una combustión epidérmica instantánea sin llama. El resultado de intentar utilizar tan revolucionario tejido en estos animales no es agradable de contemplar.

Volviendo a la travesura tulipanesca, la pobre mascota quedó irreconocible, y la profesora sufió una fuerte inmovilización por parte de las Zarpas de Zubeneschamali durante unos minutos de júbilo para la mayoría de estudiantes, al confundir los autómatas la humeante mascota por un niño moribundo y a la estupefacta profesora por la asaltante del niño.

Esa misma semana se produjeron más de un trillón de saqueos en todo el globo utilizando el mismo modus operandi para inmovilizar a guardianes, tenderos... En dos semanas, como medida de autoprotección ciudadana, grupos de vigilantes callejeros patrullaban las calles de sus ciudades, con disruptores, taseando cualquier simio que se pusiera a la vista.

Pronto se rectificaron las rutinas de los filtros visuales de los autómatas rocton para poder evitar estos falsos positivos. Además, las nuevas versiones de terminal Vital serían mucho más precisas y podrían distinguir un humano de un simio perfectamente, pero el daño ya estaba hecho.

2

Mi papel en esta historia comienza aquí. Por aquel entonces, yo era un voluntario trabajando para la ONG (Organización No Globárquica) Ape Relief. Había dejado mis estudios universitarios en Cambridge hacía cosa de un año; siempre había sido un estudiante muy mediocre, inconstante e incapaz de concentrar mis energías en un fin concreto. Claramente, la carrera de Cosmonavegación era más de lo que podía digerir, a pesar de que me había matriculado en la muy distinguida universidad de Cambridge. Mi familia y amigos me habían desaconsejado esa elección, animándome en vez de ello a escoger algo más a la altura de mis posibilidades: alguna diplomatura en Aduanas Orbitales, o incluso el Ejército. Pero no cambié de opinión: mi pasión desde que era pequeño habían sido los viajes estelares, y una de las pocas cosas claras que tenía en mi voluble mente era que quería viajar fuera del planeta Tierra. Me albergaba la duda de que en otros planetas podia llegar a existir vida, soñaba con la idea de que los habitantes del planeta tierra colonizaban Marte, se establecian en colonias y lograban crear las condiciones necesarias para poder subsistir alli. Esto comenzo a ocurrir sucesivamente con cada uno de los planetas restantes, las personas se encontraban felices, se movian de un planeta a otro de una manera muy similar al vuelo de los pájaros, eran libres, no las albergaba los problemas de las grandes metropolis del Planeta Tierra... Pero  estudiar cosmonavegación no me aseguraba que mi sueño se fuese a hacer realidad, ya que como no mucha gente sabe, la mayoría de los cosmonavegantes no viajan: realizan su trabajo desde las torres de control en la Tierra o el planeta correspondiente (Saturno), pero yo nunca tuve mucha imaginación y esos estudios eran los únicos que se me ocurría que podrían servirme (siempre desprecié el Ejército como algo para robots). Esta necedad me costó varios miles de doleuros y un año perdido de mi perra vida.

Estuve varios meses dando tumbos, realizando trabajos temporales y mal pagados en distintos puntos del planeta (McDonalds, Burguer Kings, Mercadonas, Días, Lidls). En uno de esos destinos conocí a una bella joven, Samantha o Amanda creo que se llamaba, que en una serie de citas me ayudó a recuperar mi autoestima perdida por causa de mi fracaso académico. Uno de sus amigos, un gilipollas con el que en una ocasión por poco me peleo, me habló de Ape Relief; creo que el tipo trabajaba de transportista y una vez tuvo que trabajar con ellos. Me contó que esta ONG trabajaba en el famoso planeta Kkongg, y de vez en cuando mandaban a gente a trabajar con las comunidades de simios exiliados. Por supuesto, el individuo trufó su historia con todo tipo de comentarios despectivos y zoofóbos contra los monos.

Yo nunca había sido especialmente monófobo. Sí que odiaba a los robots, pero no a los monos. Los pobres bichos me parecían simpáticos. Sus caras serenas y sabias siempre me habían producido cierta atracción, como si, a pesar de su inteligencia limitada tecnogenéticamente, supiesen algún secreto que los humanos que los habíamos creado desconociésemos.

Es así como se me ocurrió el disparate de ofrecerme a trabajar en Ape Relief. De algún modo, en mi tortuosa mente de joven pensaba que la ONG podía ser un camino a partir del cual podría cumplirse mi ansiado deseo de viajar afuera del Sistema Solar. Ya me imaginaba en KKongg, rodeado de simios agradecidos, enseñándoles rudimentos de tecnología - encender fuego, construir chozas, puede incluso que a escribir. La experiencia me serviría, quizás, para solicitar más adelante trabajo en algún otro sitio más "serio", y comenzar una carrera exitosa de viajante espacial.

Así que un día fui a la sede de Ape Relief, una destartalada oficina de 50 metros cuadrados en lo alto de uno de los rascacielos de primer nivel en la antigua ciudad de Tashkent. La secretaria, una mujer de treinta y tantos de aspecto borreguil vestida con una camiseta chillona de cuadros, me miró con desconfianza después de leer mi curriculum en su hiplux. No parecía que mi perfil fuese el típico. Me hizo esperar sentado frente a su escritorio mientras se iba a hablar con alguien en un despacho al fondo. Poco después volvió y me hizo pasar al despacho. Allí me encontré con un joven de aspecto ojeroso, con pelo vitrificado y el brazo galvanizado, de aspecto muy hippy. Resultó ser el coordinador de la oficina, y me estuvo entrevistando con desgana, echándome de vez en cuando miradas irónicas mientras yo desgranaba mi sarta de mentiras sobre lo mucho que había amado yo los simios desde mi infancia, la vez que salvé a uno de una turba enfurecida que lo quería colgar, y otros disparates que le solté (la falsedad ha sido siempre una de mis marcas de fábrica). Sea por el motivo que fuese, o bien me creyó, o bien le dio igual, pero me aceptó en el trabajo.

Mis expectativas para el trabajo, por supuesto, resultaron totalmente infundadas. Ninguna organización en su sano juicio iba a incurrir en el enorme gasto de meter a un recién llegado en el curso Hoshiryokou para viajes estelares, sobre todo Ape Relief, cuyos fondos eran bastante modestos y provenían de un puñado de subvenciones y la contribución de no muchos benefactores despistados. Mi nuevo jefe Mijail Pérez, el joven que me había entrevistado y del cual ya hablaré a su debido tiempo, me asignó mi primer trabajo: acompañar a la Doctora Fox en su visita al Laboratorio Central de Desarrollos Cutáneos de Neo Tísue Inc., en Oslo, para recabar información sobre los inesperados efectos del tejido epiteltor en primates, por si hubiera algo que Ape Relief pudiera hacer para ayudar a los pobres monos que se habían visto afectados por los terribles incidentes.

Fox era una afamadísima científica, me explicó Pérez. Ape Relief contaba con un nutrido equipo de colaboradores amantes de los monos que a menudo nos echaban una mano altruísticamente en nuestras distintas labores benéficas. La doctora nunca antes había estado en la Tierra, y yo debería ayudarla a moverse por el planeta. Además, añadió, no sólo era una eminencia en el campo científico sino que tenía un conocimiento enciclopédico sobre la problemática de los simios y su historia, de modo que sin duda estar con ella me serviría para aprender mucho sobre los problemas con los que Ape Relief se topaba día a día.

Balbi.CabralG.Cuellar.Krivozea

Tengo un lindo día, donde conseguí un buen trabajo acompañado de una secretaria con su respectiva doctora experta en simios que le enseñare a recorrer mi mundo y compartiremos experiencias (ella me contara más de los simios) en cada charla, paseos, almuerzos y por que no!! cena de último momento. Le contare mi deseos que nunca podre cumplir mi sueño, de viajar fuera de espacio; pero luchare por ese objetivo, que ocupa mi cabeza desde hace muchos años.    

Fui a buscar a la Doctora Fox al espaciopuerto de Cuenca , donde aterrizaría su transbordador Gull proveniente de Mairena con trasbordo a través del agujero de gusano alfa-N. Llegué a la cita un poco calentito, jeje. El día había comenzado con un hiplux de un amigo mío que trabajaba en Bankia Centrael. No había habido suerte y me tocaba. Luego en el subinflev había tenido un altercado con un trío de simios. Los pobres pertenecían a esa clase a los que nuestra sociedad y sus valores han hecho perder toda esperanza, y mis buenas palabras y argumentos no les hicieron entrar en razón. Me obligaron a darles la bolsa de hierba que estaba tomando y me agredieron por no pagar la coca de ayer. En el fondo, me dió lástima a qué nivel de brutalidad habíamos hecho descender a algunos simios (eran U-Monos de variedad lateral), y decidí no cursar la denuncia por Whatsapp.

En aquel momento me sentí bien. En el visor instalado en las paredes del vagón del subinflev proyectaban precisamente las últimas noticias, pasando el último informe sobre la catástrofe de Grigeerf Duyel, el mono con el pene mas grande de la tierra. Me estremecí un tanto y lamenté la suerte de ese otro pobre simio, al que la presión de los medios había llevado a tan mal fin. Ese parecía ser el dictamen de los expertos, una vez descartados los sabotajes. Sólo algún zoófobo seguía manteniendo que un simio no era tan capaz de manejar un transceánico como un ser humano y que ahí estaba toda la explicación. A veces sigo perdiendo el tono frente a tanto inculto. Yo seguía convencido de la teoría inicial, que todo había sido un atentado paxcista de algún grupo zoófobo, aunque quién iba a decir que todavía seguían existiendo células una vez pasados 30 años casi de la última electrocalcificación de los intolerantes.

Entre una cosa y otra uno a veces duda de si tanto esfuerzo sirve de algo, cuando las instituciones siguen y siguen insistiendo en posturas de las que nada parece que les va a desplazar. Pero hay que seguir luchando por lo que uno cree, pensé mientras salía del vagón por el pasillo de 1 metro de ancho y 2.3 de alto. Pronto aparecí en la plazoleta de intercambio. Me quedaban cuarenta y cinco minutos. Decidí ir directo hacia el terminal donde me esperaba la Doctora y buscar una cafetería. Quizá tomar algo me ayudase a tragar mi decepción y mal humor y a cambiarlos por una imagen despierta y positiva.

Encontré la cafetería que buscaba pero el asqueroso y caro café de naranja no me mejoró el animo. Mirando por las ventanas, me moría de envidia viendo los fabulosos cohetes despegar con un estruendo perceptible incluso allí, a varios kilómetros del lugar de lanzamiento. Miraba fijamente la lanza de luz que subía hacia lo alto y luego se curvaba, y desee con todos mis átomos poder abandonar ese planeta de mierda y viajar a algún sitio donde pudiera ser más que un mediocre fracasado sin estudios. Sólo tuve que esperar cosa de media hora en medio de pensamientos tan agradables; mi chivaton se activó avisándome de la llegada de Fox y me dirigí al vestíbulo de llegadas. Allí me encontré con ella.

El encuentro inicial fue sorprendente. La doctora no sólo no encajaba para nada en la imagen mental que me había hecho respecto a su aspecto físico (considerándome como me considero una persona abierta a todo tipo de razas) sino que su perfil técnico no parecía ser el más idóneo para la misión que nos ocupaba. En lugar de un doctor en bioanglonia, Ape Relief había decidido recurrir para la investigación a una Doctora en NeuroPsicologanta, según me dijo al presentarse. En ese momento no le dediqué más que medio pensamiento a esto; pasarían unas cuantas horas antes de que empezara a sospechar que algo no cuadraba en el asunto.

La doctora parecía una persona extrovertida y alegre. Ya a bordo del subinflev, de camino a Tashkent para reunirnos con mi jefe y otros voluntarios de Ape Relief, me estuvo contando una anécdota sobre los efectos de preconsciencia de los viajes con alfa-N; un amigo suyo de la Universidad, después de volver de un vermiviaje, lo primero que hacía era ir corriendo a una casa de apuestas para apostar en las carreras de hipergalgos, confiando en la llegada de una marea preconsciente (que nunca llegaba) para apostar y ganar una fortuna. Gracia -- Ese era su nombre de pila, que insistió en que usase al hablar con ella -- tenía un repertorio inagotable de anécdotas y sucedidos que animó la conversación durante cerca de una hora y me hizo olvidar el fastidioso comienzo del día. Pese a su vitalidad, la doctora estaba cansada después de su agotador viaje y la charla se fue apagando. Nos quedamos los dos en silencio. Gracia se disculpó, cerró los ojos y casi al instante se quedó dormida, con la mandíbula colgándole de forma cómica de la cara.

Yo no tenía sueño. Miré el paisaje al otro lado de la ventana: estabamos ya cerca de nuestro destino, atravesando la aridez del desierto de Kyzil Kum. El encanto evocador que dicho paisaje pudiese tener quedaba hecho pedazos por los anuncios flotantes de colores vivos que ocasionalmente sobrevolaban el suelo; peor aún eran los carteles de gran formato que de vez en cuando ocupaban la totalidad del cielo. Me pregunté cuál sería el aspecto real del paisaje en la superficie, a cien metros del tunel a través del cual el subinflev se deslizaba a casi la velocidad del sonido. De pequeño había viajado en trenes de alta velocidad antiguos, poco antes de que fuesen retirados por completo y sólo dejaran unas pocas líneas para nostálgicos, como las de Tokyo-Osaka o Madrid-Sevilla. La experiencia me había fascinado: ver el paisaje desenrollarse ante mí a toda velocidad, la sucesión de urbes, suburbes e incluso campo, me ponía en un estado mental curioso, anhelante.

De pronto las ventanas se volvieron oscuras. Parpadeé, extrañado. Pocos segundos después la imagen se volvió azul intenso, con un mensaje de error. "Ha petado", se oyó una voz de alguien en el vagón. Al mismo tiempo, el monótono ronroneo del tren cambió, y noté como éste aminoraba lentamente. Las luces del vagón parpadearon pero no se apagaron. El vagón estaba mediovacío; los cinco o seis otros pasajeros en él miraron a su alrededor, extrañados, y me crucé con la mirada interrogante de uno o dos de ellos, sin que nadie dijésemos nada.

Durante cosa de diez minutos y cuatro segundos el vagón fue aminorando lentamente hasta que se paró. Una parejita joven sentada más adelante estuvo hablando durante todo ese tiempo de historias de conocidos que se había quedado atrapada en inflevs en trayectos de larga distancia y que habían tenido que esperar más de 34 horas a que les fueran a rescatar. Tradicionalmente, este tipo de fallos habían sido relativamente frecuentes, y para el imprevisto los vagones solían contar con provisiones y camas-sobre. Lo extraño es que con la introducción de los subinflevs hacía unos años no había vuelto a darse ningún contratiempo: los posibles fallos eran detectados por el cerebro electrónico predictivo del tren, que o bien los reparaba sobre la marcha o modificaba el plan de viaje parando en la estación más cercana.

Finalmente el vagón se detuvo por completo. Además, las luces dejaron de parpadear para dejarnos sumidos en la más completa oscuridad. Otro inexcusable fallo, pensé, y recuerdo que tuve una punzada de compasión por el equipo de ingenieros al que esa misma tarde le tocaría dar explicaciones públicas. Un mensavox automático hizo pedazos el silencio, recordándonos que por nuestra seguridad no debíamos movernos de nuestro asiento. La voz que recitaba el mensaje me sonaba a antigua; probablemente había pasado más de una década desde que se había grabado. Noté que la mano de Gracia se apoyaba bruscamente sobre mi muslo; supuse que la estruendosa voz la había despertado y que la situación extraña en que nos encontrábamos la había sobresaltado.

Pero me equivocaba. Al volver la luz, un minuto o dos más tarde, y volverme hacia ella, vi que los dos brazos de Gracia, la Doctora Megan Fox, colgaban de su tronco como mangueras sin fuerza. Estaba muerta de risa.

4

Bueno, quizá me haya precipitado al decir que la Doctora Fox yacía a mi lado, muerta en su asiento del subinflev con sus dos airbag inservibles. En realidad, habría sido mejor decir que estaba 2-muerta.

Me explico; a los que hemos pasado algún tiempo estudiando Glenontia nos ocurre de vez en cuando. Se nos olvida que no todo el mundo está enterado de cómo experimentan otras razas eso que tan genéricamente denominamos "vida". Algunas razas permanecen en peculiares estados que nosotros los humanos dudaríamos si definir o no como "vitales".

(... falta texto ...)

La Doctora Fox se encontraba pues en ese estado que los glenontes denominan 2-muerte. Algo, por tanto, bastante fastidioso. Muy fastidioso, de hecho fastidiosísimo, aunque no irreversible. Sin embargo, como he dicho antes, yo tenía grandes dudas de que en el planeta pudiera encontrar los medios de revertir la 2-muerte de Fox a 1-muerte, donde al menos la situación no sería tan grave ya que podría haber tenido una idea de lo que había causado la 2-muerte usando un grogogloc. Me temía que a partir de entonces la Embajada se haría cargo de ella, dadas las circunstancias extrañas en las que se había producido la 2-muerte de Fox.

Pero había otra solución de la que todavía no era, ni mucho menos, consciente. Me tiré por el puente Triana y todo acabó... por unos instantes. Cuando desperté solo pensé en Samantha e inmediatamente quise comunicarme con ella. Pero me hallaba en un sitio totalmente desconocido para mí y en penumbras. De repente, noté que había estado temblando desde que me había despertado, sentía frio y calor. Lentamente me incorporé y traté de llegar hasta una pequeña ventana, la única de la habitación. Me tropecé y volví a levantarme hasta que logré llegar a ella y correr la cortina. No podía distinguir si el cielo se preparaba para el ocaso o si esperaba el alba. Muy confundido y a pesar de la poca luz que se filtraba por el sucio vidrio, registré mis bolsillos en búsqueda de mi celular. No hallé nada. Sudor frio brotaba de mi rostro y de mi espalada. Reconocí que comenzaba a tener miedo.

Ahí fue entonces donde me di cuenta que tenía fiebre y a causa de ésta yo comenzaba a delirar. Como pude hice todo el esfuerzo para caminar hasta un pequeño placard que se encontraba en la habitación, para fijarme si allí adentro había algún bolso con ropa y pertenencias mías; en realidad solo iba en busca de mi celular, para poder comunicarme con alguien que pueda decirme algo de lo que me estaba pasando, pero a mi cuerpo cada vez le costaba más caminar e incluso moverme.

Entonces, a pesar de mi cuerpo afiebrado decidí averiguar mi propio paradero antes de que alguna enfermedad terminara por consumir todas mis fuerzas. Tratando de callar  los latidos de mi corazón pude distinguir el sonido de agua en movimiento; agudicé mi oído y comprobé que era el sonido de una cascada, también se oían diversos cantos de aves  que se mezclaban con otros sonidos que pude reconocer claramente: los de los monos.

Feliz por el descubrimiento y porque ello resultaba un consuelo para mi ya que, si estaba solo  y perdido, al menos me hallaba en el planeta Tierra y no en otro mundo desconocido, presa de la emoción  me precipité al abrir la puerta.

En el lapso  de 1 segundo y medio me hallaba luchando por mi vida. No  tuve  tiempo en ese  instante de detenerme a pensar  si era  un accidente o una trampa, si alguien  me quería muerto, y si así era tampoco sabía quién podría albergar tal idea. Solo  miraba  el precipicio  y trataba de buscar  mi salvación. Del otro lado  de la puerta  de la habitación  en  la que  me había despertado sin recordar cómo  había llegado hasta ella, había una cascada de una profundidad impresionante.

El ocaso había dejado  esconder el sol justo antes  de que me despertara  y la noche abrazaba rápidamente la espesura selvática. La habitación era en realidad una pequeña cabaña ubicada sobre una rama de un importante diámetro, la cual pertenecia a un árbol de gigantescas dimensiones .Comencé a balancearme para poder colocar un pie dentro de la cabaña; sin embargo , la madera enmohecida por la humedad crujía ante cada movimiento del balanceo, pero ello no me desalentaba .

Los crujidos se hicieron cada vez más intensos y el suelo de la habitación  sobre el que yo me sujetaba con las manos comenzó a quebrarse. La gran cantidad de sudor que mi cuerpo emanaba, la humedad  y el calor sofocante del ambiente perjudicaban enormemente mi adherencia al trozo  de madera  que me mantenía con vida. Hasta que reuní todas las fuerzas que me quedaban, y con  gran audacia logre realizar un salto acrobático que me permitió estar a salvo de nuevo dentro de la cabaña.

Ya la luna estaba en lo alto del cielo cuando pude por fin recomponerme de lo  sucedido. Al recuperar el aliento  hallé  sobre una vieja mesa una vela y unos fósforos y  al encenderla  me pude visualizar una carta  sobre el suelo que decía: “Por el sendero de los simios rojos hallarás la verdad. Elizabeth Sewan, Agente Infiltrada de la IAM (Investigaciones Animalísticas  Mutantes)- (nombre ficticio: Doctora Fox)”.  

y el resto de la carta estaba quemada y solo podía verse el nombre del destinador haciéndose llamar "Mago Chamufas", que en realidad era un agente secreto pagado por el gobierno y era un mensaje secreto, es decir, un acertijo que Cecilio no pudo resolver y se fue a la selva, al último edén de África.

AlfonsoAle-Redel

Es así que en ese instante decidí encontrar la verdad, siguiendo las pistas que Elizabeth había dejado para mí inconscientemente. Pero… ¿cómo hacerlo? ¿Por donde tendría que comenzar? me senté  a pensar durante unos minutos tratando de deducir  ¿dónde encontraría ese sendero? hasta que me encontré dormido. Al amanecer  desperté y rápidamente fui en busca de ese camino que me llevaría a la

verdad.WW

Ad blocker interference detected!


Wikia is a free-to-use site that makes money from advertising. We have a modified experience for viewers using ad blockers

Wikia is not accessible if you’ve made further modifications. Remove the custom ad blocker rule(s) and the page will load as expected.